Elvira- Mistress of the Dark (1988)
otroanon:

Los amigos de The Clinic dieron con el paradero de la señora que cuida al Negro Matapacos, la cual lo deja dormir en su casa, le lava los pañuelos y siempre lo espera con un plato de arroz y panitas de pollo. El cariño maternal y las palabras de la señora María Campos no tienen desperdicio, y agrandan aún más, la leyenda de este verdadero símbolo de la rebeldía.
“Yo transitaba harto por Ahumada y siempre lo veía ladrándole sólo a los autos blancos, se le tiraba a las ruedas, como si se las quisiera comer. Eso me llamaba la atención aunque más me daba miedo que lo atropellaran, así que empecé a hacerle cariño para evitar que se pusiera donde estaban los autos. Yo creo que ahí empezó a reconocer mi olor porque al tiempo después apareció afuera del local de mi amiga, yo lo vi y dije a este perrito lo conozco, es del paseo Ahumada. Ahí me siguió y durmió toda la noche afuera de mi casa. No molestó y al otro día lo dejé entrar porque se puso a llover. Ahora tiene hasta su pieza acá y sagradamente le preparo una olla con arroz y panitas de pollo desmenuzadas”
 “A fines de 2010 el negrito se la pasaba en la UTEM y en la Central. En esa época yo le había puesto un collar con un número de teléfono y andaba con capa. Con el tiempo los chiquillos me llamaban, me decían que no me preocupara porque estaba con ellos: o andaba jugando a la pelota en el Parque Almagro o estaba adentro en la universidad. Una vez incluso me llamaron para pedirme permiso para llevárselo a un asado que harían en el Parque O’Higgins. Ahí empecé a enterarme cuáles eran los recorridos que hacía. Imagínese que una vez me llamaron del Cementerio General para un 11 de septiembre, avisándome que el Negro estaba allá, peleando con los carabineros”
 “Él a los chiquillos (estudiantes) les tiene mucho respeto, los quiere. Si cuando ve a un par de cabros se vuelve loco, son su vida. Una vez un cabro lo separó de una pelea que tenía con otro perro. Se lo llevó en brazos, imagínate si fuera agresivo no dejaría que le hicieran eso. Incluso deja que yo le toque el plato cuando él está comiendo”
 “Un día iba saliendo del Eurocentro y lo veo que va adelante de una marcha. Le pego un puro silbido y él se para, me mira y se me acerca. Yo le pregunté que qué estaba haciendo ahí, que se fuera de inmediato a la casa. Él se me acercó, refregó su cuerpo en mis piernas y se fue a encabezar la marcha. Me dio la sensación de que me estuviera diciendo: mamá quédate tranquila que yo estoy bien”.
 “Viera cómo pone la cabeza esperando la bendición. Se queda quieto-quieto. Generalmente los jueves él se despierta y se pone como loco, sólo quiere salir. Es que el Negro tiene las horas marcadas: si la marcha es a las 11:00, él quince minutos antes está rasguñando la puerta. Pero si es un día en que no hay protestas, tengo que levantarlo yo. A veces le digo ¿hijo, tú no vas ir a la universidad hoy?”
 “Hay días que llega súper decaído, yo creo que incluso drogas le deben dar, como llega y traga. Capaz que le den copete también porque a veces duerme todo el día. Cuando llega así le digo: ¡mira, venís todo borracho! y él sabe que lo estoy retando y entra sin chistar. Si es tan pillo mi negrito que cuando llega en ese estado primero pasa a donde mi amiga, que también le da comida, para que lo venga a dejar y yo no lo pueda retar”
 “Hay días en que sale a la calle y se queda mirando la Alameda, yo le digo que la universidad está cerrada y ahí se entra. Pero anda como lateado. Sabe que los cabros de la U no están y ¿sabe para dónde se va?, al Paseo Ahumada, donde se colocan los góticos, cerca del Eurocentro, ahí pasa todo el día, si no me cree pregúntele al joven de los motes con huesillos que se pone ahí. Si es tan habiloso que a veces pienso que es alguien reencarnado”.
 “Yo le digo revolucionario porque ya estoy resignada a lo que le pase. Sé que va a morir en su ley porque a él le gusta pelear contra el guanaco y todos sabemos que ellos (los carabineros) si tienen que pasar por encima de él lo van hacer. Además que le deben tener un odio que te lo encargo. Pero yo digo que será hasta que Dios quiera que esté aquí”
photorator:

Valparaiso from Cerro Cordillera
otroanon:

Los amigos de The Clinic dieron con el paradero de la señora que cuida al Negro Matapacos, la cual lo deja dormir en su casa, le lava los pañuelos y siempre lo espera con un plato de arroz y panitas de pollo. El cariño maternal y las palabras de la señora María Campos no tienen desperdicio, y agrandan aún más, la leyenda de este verdadero símbolo de la rebeldía.
“Yo transitaba harto por Ahumada y siempre lo veía ladrándole sólo a los autos blancos, se le tiraba a las ruedas, como si se las quisiera comer. Eso me llamaba la atención aunque más me daba miedo que lo atropellaran, así que empecé a hacerle cariño para evitar que se pusiera donde estaban los autos. Yo creo que ahí empezó a reconocer mi olor porque al tiempo después apareció afuera del local de mi amiga, yo lo vi y dije a este perrito lo conozco, es del paseo Ahumada. Ahí me siguió y durmió toda la noche afuera de mi casa. No molestó y al otro día lo dejé entrar porque se puso a llover. Ahora tiene hasta su pieza acá y sagradamente le preparo una olla con arroz y panitas de pollo desmenuzadas”
 “A fines de 2010 el negrito se la pasaba en la UTEM y en la Central. En esa época yo le había puesto un collar con un número de teléfono y andaba con capa. Con el tiempo los chiquillos me llamaban, me decían que no me preocupara porque estaba con ellos: o andaba jugando a la pelota en el Parque Almagro o estaba adentro en la universidad. Una vez incluso me llamaron para pedirme permiso para llevárselo a un asado que harían en el Parque O’Higgins. Ahí empecé a enterarme cuáles eran los recorridos que hacía. Imagínese que una vez me llamaron del Cementerio General para un 11 de septiembre, avisándome que el Negro estaba allá, peleando con los carabineros”
 “Él a los chiquillos (estudiantes) les tiene mucho respeto, los quiere. Si cuando ve a un par de cabros se vuelve loco, son su vida. Una vez un cabro lo separó de una pelea que tenía con otro perro. Se lo llevó en brazos, imagínate si fuera agresivo no dejaría que le hicieran eso. Incluso deja que yo le toque el plato cuando él está comiendo”
 “Un día iba saliendo del Eurocentro y lo veo que va adelante de una marcha. Le pego un puro silbido y él se para, me mira y se me acerca. Yo le pregunté que qué estaba haciendo ahí, que se fuera de inmediato a la casa. Él se me acercó, refregó su cuerpo en mis piernas y se fue a encabezar la marcha. Me dio la sensación de que me estuviera diciendo: mamá quédate tranquila que yo estoy bien”.
 “Viera cómo pone la cabeza esperando la bendición. Se queda quieto-quieto. Generalmente los jueves él se despierta y se pone como loco, sólo quiere salir. Es que el Negro tiene las horas marcadas: si la marcha es a las 11:00, él quince minutos antes está rasguñando la puerta. Pero si es un día en que no hay protestas, tengo que levantarlo yo. A veces le digo ¿hijo, tú no vas ir a la universidad hoy?”
 “Hay días que llega súper decaído, yo creo que incluso drogas le deben dar, como llega y traga. Capaz que le den copete también porque a veces duerme todo el día. Cuando llega así le digo: ¡mira, venís todo borracho! y él sabe que lo estoy retando y entra sin chistar. Si es tan pillo mi negrito que cuando llega en ese estado primero pasa a donde mi amiga, que también le da comida, para que lo venga a dejar y yo no lo pueda retar”
 “Hay días en que sale a la calle y se queda mirando la Alameda, yo le digo que la universidad está cerrada y ahí se entra. Pero anda como lateado. Sabe que los cabros de la U no están y ¿sabe para dónde se va?, al Paseo Ahumada, donde se colocan los góticos, cerca del Eurocentro, ahí pasa todo el día, si no me cree pregúntele al joven de los motes con huesillos que se pone ahí. Si es tan habiloso que a veces pienso que es alguien reencarnado”.
 “Yo le digo revolucionario porque ya estoy resignada a lo que le pase. Sé que va a morir en su ley porque a él le gusta pelear contra el guanaco y todos sabemos que ellos (los carabineros) si tienen que pasar por encima de él lo van hacer. Además que le deben tener un odio que te lo encargo. Pero yo digo que será hasta que Dios quiera que esté aquí”
desertofsnow: my american bank gave me shit advice and so due to their ineptitude and inexplicable technical difficulties with their website and the lack of time travel, i will not have access to most of my money for another two weeks and will therefore also be phoneless, result being that all of this will take exactly a whole month to work out i have no one to hit or scratch or embrace, so i will just do it to myself Did it worked out?

desertofsnow:

my american bank gave me shit advice and so due to their ineptitude and inexplicable technical difficulties with their website and the lack of time travel, i will not have access to most of my money for another two weeks and will therefore also be phoneless, result being that all of this will take exactly a whole month to work out

i have no one to hit or scratch or embrace, so i will just do it to myself

Did it worked out?

the-uncensored-she:

androphilia:

“LOOK INTO MY EYES AND GET OUT OF MY LAND!" (via Johayna جهينة خالدية)

A Palestinian woman facing off against a piece-of-shit IDF soldier. Western feminists need to STOP heralding female IDF soldiers as “feminists” or “modern day Amazons”, because these women are carrying out Israel’s neocolonialist, racist, ethnocidal agenda against the Palestinian people and African immigrants. I don’t a give a shit that they “must serve” according to Israeli Law. Nothing justifies committing war-crimes and genocide. This is not “feminist” and these women are not “feminists”. They’re war-criminals. It’s not just male IDF soldiers slaughtering Palestinian people.
uromancy:

Heinrich Caesar Berann. Entrollte Welt (Unrolled World)